Mis antepasados más remotos fueron paganos; los más recientes, herejes.

martes, 24 de noviembre de 2009

Historia de Gervasio

Ésta es una triste historia de periodistas, pero pertenece al mundo real. Ha sido silenciada en los grandes medios de comunicación pero no en Internet, el único mass media relativamente libre que queda en estos momentos en el mundo.

Habla de Gervasio Sánchez, fotoperiodista implicado (www.vidasminadas.com) muy directamente en la denuncia de la hipocresía de la sociedad en la que vivimos y especialmente de su repugnante clase política.

Gervasio recibió el premio Ortega y Gasset el 7 de mayo de 2008 por una dramática foto, una de las muchas imágenes que ha tenido oportunidad de tomar a lo largo de su vida en el ejercicio de su profesión (hay que ser más que un dios para aguantar lo que aguantan algunos periodistas como él, gracias a los cuales nosotros, que vivimos en el lugar más cómodo del mundo, a veces tenemos destellos del real sufrimiento que padece la mayoría de la Humanidad). La foto se llama
"Sofía y Alia" y forma parte de su trabajo "Vidas minadas". En un alegato contundente contra las minas antipersonas: esos aparatitos miserables diseñados por canallas que la mayoría de las veces no matan a sus víctimas sino que las dejan horriblemente mutiladas de por vida. Y esas víctimas, además, suelen ser civiles, no militares.

Ésta es la fotografía premiada:




Gervasio Sánchez recogió su galardón en un acto en el que se encontraban presentes, entre otros títeres políticos, la vicepresidenta del gobierno y varios de sus colegas del actual gabinete socialista, algunos exministros del gobierno popular anterior, el presidente del Senado, la presidenta de la Comunidad de Madrid y el alcalde de Madrid, junto con varios centenares de personas más, muchos de ellos habituales de los saraos y copetines a costa del contribuyente.

En el momento de recoger su galardón, Gervasio dijo, entre otras cosas:

"(...)
aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años (...) Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad (...)."

"(...) las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de las minas y al desminado. Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas (...)".

"(...) en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas. Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos (...)."

"(...) yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte (...)."

¿Alguno de los políticos allí presentes se inmutó? Seguramente más de uno se quejaría por lo bajo de que se le reconociera su trabajo y su humanidad a un periodista que encima les cantaba las cuarenta. Bueno, no en vano Gervasio es un nombre que según los expertos proviene del griego y significa "Honorable".

Conocía la historia de Gervasio Sánchez pero hay que repetirla, repetirla, repetirla... Sobre todo cuando esta mañana he escuchado a cierto impresentable conocido por todos mentir descaradamente durante su visita a El Cairo asegurando que Europa en general y España en particular tiene "una gran responsabilidad: dar pasos positivos hacia la paz" en este caso en Oriente Medio. ¿Hacia la paz?

De bomba en bomba hacia la paz definitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario