Mis antepasados más remotos fueron paganos; los más recientes, herejes.

lunes, 26 de octubre de 2009

¿Vacunas?


No sé cómo lo hace pero Mac Namara nunca está enfermo. Bueno, sí sé cómo lo hace o, al menos, la explicación que da él:


- Se trata de mantener elevado el sistema inmunológico -repite una y otra vez como si fuera un mantra.


Según él, si uno es capaz de conservar una actitud alegre, vitalista y positiva ante la vida, mantener una alimentación adecuada y ocupar las horas necesarias en un descanso profundo, se puede evitar cualquier enfermedad: desde el constipado más corriente hasta la variante más horrorosa de la viruela. Las defensas naturales del cuerpo, defiende, son suficientes para repeler cualquier agente patógeno, como si de una coraza se tratara. Lo cierto es que el mapa de esas defensas, aunque lleva años siendo estudiado por la ciencia, aún no está descrito del todo. Por lo que sabemos hay 6 (¿seis? ¡seis!) elementos básicos en el sistema inmunológico: 3 tipos de células (los granulocitos, los monolitos/macrófagos y los linfocitos) y 3 proteínas solubles (las inmunoglobulinas o anticuerpos, las citoquinas ylas proteínas del complemento). Pero Mac Namara insiste:

-Todo está en la cabeza de uno. Eso está más que demostrado, aunque la opinión pública, siempre tan desinformada, no termina de enterarse... A las superpoderosas industrias farmacéuticas tampoco les interesa que se divulgue mucho todo esto: ganan una millonada con cada medicamento, con cada vacuna... Te asombrarías si conocieras los lugares infectos que he frecuentado y cómo he salido de ellos indemne. Igual que ese cisne blanco que se pasea inmaculado por el barro en las leyendas sufíes. Ahora bien, déjate llevar por cualquier pasión, por pequeña que sea, y será como si abrieras las puertas de tu fortaleza de par en par. Una rabieta porque un desocupado te insulta en una discusión de tráfico o un acceso de envidia ante el éxito de algún colega son suficientes para dejar pasar a la hepatitis, el dengue o la fiebre amarilla.


Supongo que eso valdrá también para la Gripe A, le comento, más aburrido que preocupado por si me pillo o no la enfermedad de moda. Ni que decir tiene que Mac Namara, el hierático (parece más un gato egipcio que un siamés) no es muy partidario de las vacunaciones.


- Sólo me dejé vacunar una vez en mi vida y fue ése el año en el que cogí la peor gripe de mi vida gatuna. Es lógico: por muy debilitado o medio muerto que esté, el virus entra en tu cuerpo en cada dosis... Desde entonces, cruz y raya. Casi todas las vacunas podrían obviarse si fuéramos capaces de mantener alto y en condiciones nuestro sistema inmunológico. Además, no veas la cantidad de información interesante que puedes encontrar rastreando por Internet acerca de la Gripe Timo.


- La Gripe A -le corrijo.


- La Gripe Timo -insiste él-, por lo menos para la gente corriente que está deseando inyectarse sin saber exactamente lo que va a meter dentro de sí. ¿Sabes la última? La revista 'Spiegel', en su edición "on line" acaba de publicar que la canciller federal alemana Angela Merkel y los ministros de su gobierno van a recibir una vacuna contra el H1N1 pero será una vacuna “especial”.


- ¿A qué te refieres?


- No será la misma que aplicarán al resto de la población.


La verdad es que cuando Mac Namara empieza a hablar así, empiezo a sudar frío y a notar los escalofríos en la espalda, porque sé que es sólo un gato (sospecho que es sólo un gato, aunque hable) pero siempre está muy bien informado, incluso sobre los asuntos más bizarros.


A veces tengo la impresión de que me dice estas cosas para probarme, a ver cómo llevo los ejercicios de impasibilidad.


- El 'Spiegel' explica que los adyuvantes de la vacuna elaborada por GlaxoSmithKline con la que se inyectará a la gente “común” pueden provocar reacciones adversas como por ejemplo dolor de cabeza o fiebre, y quizás alguna otra..., pero la que pincharán a “la élite del gobierno alemán y las fuerzas armadas” la ha fabricado Baxter y no llevará adyuvantes.


- ¿Ciudadanos de primera y de segunda categoría?


- Tiene toda la pinta, ¿verdad? Pero te digo más. Siguiendo al semanario germano, que por cierto es uno de los más prestigiosos de Alemania, de toda Europa, el presidente del Instituto Paul Ehrlich, Löwer Johannes, ya avisó hace un par de meses que la vacuna causa efectos secundarios peores que los virus, probablemente por culpa de los adyuvantes. Otros científicos señalan que incrementan el riesgo de cáncer. Y espera que te vas a reír más: ¿sabes quién ordenó incluir esos adyuvantes en la vacuna? Pues ni más ni menos que la OMS u Organización Mundial de la Salud: ese gobierno mundial sanitario soterrado a cuyo frente está esa especie de hija de Fu-Manchú que se llama Margaret Chan a la que yo, por descontado, no le compraría un coche usado como dicen los norteamericanos. Pero ni un coche, ni una escudilla para leche, ni nada de nada.


-¿No estarás insinuando que la OMS está envenando a propósito a...?


Mac Namara cortó en seco mi pregunta mirándome fijamente a los ojos.


- Yo no insinúo nada. Sólo comento. Pero te voy a dar un dato más: en el 'New England Journal of Medicine', los propios científicos de Baxter han dicho que los adyuvantes no mejoran la respuesta de los anticuerpos. Con lo que la pregunta lógica es...


- ¿Por qué se añaden? ¿Para qué sirven?


- Exacto.


Empiezo a comprender a mi vecino de arriba, que es médico en un importante hospital madrileño y el otro día en el ascensor me confesó enigmáticamente:


-¿Vacunarme yo contra la Gripe A? Ni loco, por mucho que berree la de la "chupa" de cuero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario