Mis antepasados más remotos fueron paganos; los más recientes, herejes.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Kali Yuga

El ser humano es un animal supersticioso. Bueno, el ser humano o lo que quiera que sea en realidad esta especie nuestra..., porque más bien estamos a medio camino entre el homínido (ya no somos tan sencillos, transparentes y naturales como nuestros primos puramente animalescos y embrutecidos) y el humano de verdad (ése al que adornan virtudes como el valor, el amor, el humor o la conciencia..., virtudes que pensamos poseer pero que, a decir verdad, aún estamos lejos de conquistar). El problema, hoy, del hombre, es que se cree que ha madurado, que es "el pináculo de la creación"..., que piensa haber llegado cuando no ha hecho sino empezar. No entiendo cómo puede haber gente tan tonta como para tragarse ideas estupidizantes del estilo de las de la New Age o eso de que gracias a la tecnología y la ciencia vivimos en la mejor época de la Historia, cuando nunca antes se había manipulado, corrompido, asesinado, robado, violado, destruido y saqueado en cantidades tan industriales como hoy. 
 
La tradición hindú tiene un nombre para la época en la que vivimos y es Kali Yuga, la Era de la Riña o la última de las épocas, también conocida en ciertas corrientes ocultistas como la Edad de Hierro o de los Hombres. Se consideran en este sentido cuatro grandes ciclos dentro de otro superior. El primero es la Satya Yuga o Era de la Verdad, la Edad de Oro o de los Dioses en la que el mundo era una especie de Paraíso donde se vivía muy bien, en armonía y durante muchos años: hasta cien mil. El final de aquellos días felices que todos llevamos en el inconsciente colectivo ("Cualquier tiempo pasado fue mejor"...) condujo a la Duapara Yuga o Segunda Era, la Edad de Plata o de los Héroes, donde tampoco se vivía tan mal aunque el nivel general era inferior al de la primera y la vida física "sólo" era de diez mil años. Más tarde tenemos la Treta Yuga o Tercera Era, la Edad de Bronce o de los Reyes, en la cual surgieron muchos problemas que irían agravándose con el paso del tiempo sin que nadie fuera capaz de recuperar el antiguo orden; por entonces la esperanza de vida era de mil años. Finalmente, el mentado Kali Yuga, que reduce el horizonte vital a cien años. Estos cuatro ciclos juntos se conocen como Maja Yuga o Gran Era y mil veces repetido este conjunto es un Kalpa.
 
En la mitología hindú, Kali es un ser demoníaco de piel oscura y morros porcinos (aquí a la izquierda podemos verle en acción), enemigo del gran dios benefactor Vishnú y su encarnación Krishna (cuya vida como avatar es tan asombrosamente parecida a la de su homónimo Jesús el Cristo) y con un curriculum espantoso. Hijo de Krodha y Jimsa o, lo que es lo mismo, de la Ira y de la Violencia respectivamente, como buena entidad diabólica se pasaba el día dedicado a hacer barbaridades. Una de ellas fue cometer incesto con su propia hermana Durukti, cuyo nombre significa Calumnia, y a consecuencia de ello tuvo dos hijos que lógicamente no fueron precisamente unos angelitos... Les llamaron Bhaia o Miedo y Mritiu o Muerte. El muy cuco esperó a que finalizara la encarnación de Krishna para entrar violentamente en nuestro planeta y sentar aquí sus reales.Y por aquí sigue, dedicado a sus labores propias de generador del Mal. 

Ojo con confundir al demonio Kali con la diosa Kali, que en nuestro idioma se escriben de la misma forma pero son entidades diferentes. En Occidente esta diosa se hizo muy popular (tristemente popular) al ser considerada como patrona de la secta secreta de los thugs o estranguladores que actuaron en la India durante al menos cinco siglos hasta que en el XIX el Imperio Británico acabó oficialmente con ellos. Películas como la inolvidable Gunga Din, basada en el libro homónimo de Sir Rudyard Kipling, ayudaron a extender su leyenda de gente siniestra, peligrosa y fanática. 
 
En cuanto a la propia Kali, muy venerada aún hoy en lugares como Calcuta, es una entidad bastante compleja, generalmente asociada con el mal, aunque no es mala en sí misma, sino que forma parte del grupo de los dioses encargados de la destrucción. Para entender esto debemos saber que en la mitología de la India, la Trimurti es el equivalente a la Trinidad cristiana (cuya definición de tres-dioses-en-uno no tiene absolutamente nada de original, como por lo demás el resto del cristianismo que se conoce formalmente), sólo que en lugar del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo sus integrantes son Brahma, Vishnú y Shiva. Los dioses siempre se asocian en grupos de tres, de la misma forma que la divinidad se representa habitualmente como un triángulo o una pirámide. Así tenemos a los egipcios Osiris-Isis-Horus, los nórdicos Wotan-Thor-Loki, los célticos Teutates-Esus-Taranis, etc. Lo de añadir un ojo en el interior del triángulo tiene que ver con otra historia muy larga de contar en este momento, aunque creo que conocida por muchos de mis lectores (por cierto, atención a la asombrosa portada que el diario progubernamental Público nos ofrecía no hace mucho...)
 
Siguiendo con la Trimurti, Brahma es la divinidad suprema de la creación, Vishnú la de la conservación y Shiva la de la destrucción. Aunque la labor de cada uno parece muy diferente, están sincronizados entre sí para mantener funcionando el universo ya que, como la propia Ciencia moderna nos dice (y de esta manera acepta, por "la puerta de atrás", que todos somos inmortales -aunque bien es verdad que unos más que otros-) "nada se crea ni se destruye, sino que sólo se transforma". Es decir, Brahma no puede crear nada nuevo si antes Shiva no destruye algo viejo y luego se lo entrega para que actúe sobre eso. Es preciso demoler una casa antigua para, a partir de sus escombros y en el mismo solar, levantar una nueva. Vishnú está en medio de ambos para equilibrar, a fin de evitar que uno construya más de lo que puede y el otro destruya más de lo que debe.
 
Kali es la esposa de Shiva, así que en este esquema de cosas, a la fuerza se la representa como una diosa feroz, violenta y aniquiladora. Véase como luce su modelito más corriente, basado en un collar de cráneos humanos y un cinturón de brazos cortados... Se supone que su nombre proviene de la palabra sánscrita kala que significa oscuridad. Tal vez por eso se la llama (y a veces se la representa con este color) también la Mujer Negra (mmmh..., igual que la egipcia Isis o ciertas vírgenes cristianas como La Moreneta). Su imagen clásica es la que aparece aquí a la derecha, con ese color azul que tienen tantos dioses hindúes y que inevitablemente recuerda a la "sangre azul" de la nobleza europea. Por cierto, el tipo que está a sus pies en apariencia vencido es el propio Shiva que, por la cara de placidez con que suele pintársele nos permite especular sobre lo que ambos están haciendo en realidad: ¿le está ella aplicando un masaje tailandés? ¿O acaso le acaba de dejar rendido tras un salvaje encuentro amoroso? No hay que olvidar que Kali se relaciona también con el tantra, cuyo aspecto erótico (el sexo tántrico) es quizá lo más conocido por estos pagos (aunque de una manera un tanto deformada, porque el interés occidental por estas prácticas se limita a aprender determinadas técnicas físicas y no su aspecto místico o profundo).
 
Volviendo al principio, el Kali Yuga es, pues, la etapa que cierra un Maja Yuga y tal vez por eso este concepto ha sido empleado también con gran alegría a la par que ignorancia por los profetas del Apocalipsis y el Fin del Mundo que últimamente proliferan por todas partes empeñados en anunciarnos que esto se acaba. Sí, sería creíble teniendo en cuenta que según la tradición hindú cada Kali Yuga dura 1.200 años divinos que equivalen a ¡432.000 años de los humanos! Como para que nos diera tiempo a verlo...  Eso sí, al final de este período, aparecerá la décima y última encarnación de Vishú, conocido como Kalki, que cabalgando un caballo blanco matará con su espada a todos los humanos que militen en las fuerzas del Mal y sólo salvará a los "buenos" (los seguidores del propio Vishnú). Un momento..., yo conozco esta película...
   
Aunque lo más grande de todo es que nuestra ciencia contemporánea, tan moderna y tan atea, tiene su propio nombre para explicar el Kali Yuga y el resto de Yugas ¡porque su concepto de degeneración existencial es exactamente el mismo! Ese nombre es Ley de la Entropía. El sociólogo y economista Jeremy Rifkin (a la derecha) publicó un libro muy ilustrativo sobre sus efectos, titulado Entropía: hacia el mundo invernadero. En termodinámica, la entropía se define como la magnitud física que mide la parte de energía ya utilizada y por tanto no puede emplearse para producir trabajo. Es un valor que crece constantemente en el transcurso de un proceso que se desarrolle de forma natural en un sistema aislado y es irreversible en el mundo de la materia (no en el del espíritu, ojo, donde la entropía es un fenómeno puramente negativo contra el que hay que combatir). Es curioso que el origen de la palabra (que es griega) signifique evolución o transformación. Dándole vueltas a todo esto, podríamos alcanzar ciertas incómodas conclusiones acerca de las bondades del proceso evolutivo.
 
De todas formas, podría ser divertido que llegáramos realmente a contemplar ese final. Podríamos sentarnos tranquilamente con una vodka con hielo (o lo que cada uno quiera tomar) para admirar el horizonte, donde de pronto caería una oscuridad terrible y tras un tronar espantoso lanzado por los dioses para llamar la atención de repente veríamos cómo las estrellas formaban una serie de palabras en lo alto: 
 
HA LLEGADO EL FIN DEL MUNDO 
HAN INTERVENIDO, POR ORDEN DE APARICIÓN
DIOS
ADAN
EVA
LA SERPIENTE
...
 
Y así todos y cada uno de nosotros en los títulos de crédito. Hasta que aparecieran todos los personajes de esta película en 3D que llevamos tantos milenios protagonizando, nos daría tiempo para morirnos de viejo a todos.

3 comentarios:

  1. ¿por que si todas las religiones cuentan escencialmente la misma historia, la humanidad esta dividida en: continentes, etnias,lenguas,fronteras y religiones respectivamente? todos creemos escencialmente lo mismo pero estamos alejados unos de otros!!

    ResponderEliminar
  2. El ego es el responsable de nuestra division. Y el hecho de que las religiones estan totalmente manipuladas por humanos y deformadas con respecto a las verdaderas enseñanzas que nos dejaron todos los maestros a lo largo de la historia. Las religiones las tenemos, ahora por que estamos divididos, es porque no las entendemos no las sabemos interpretar y somos fanaticos y pasionales, y esas son caracteristicas del ego, causante de todos nuestros males. El CONOCIMIENTO es lo unico que nos salva el autoconocimiento la sabiduria del cosmos esta en nuestro interior, y eso lo dicen todas las religiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente tu comentario. Gracias!!!

      Eliminar